La mejor serie de 2017

El pasado año fue un gran año, al menos seriéfilamente hablando. Plataformas como Netflix o HBO han hecho posible que por fin podamos disfrutar de series de calidad sin tener que recurrir a subterfugios, y esto se agradece. Y mucho.

Comenzado ya 2018 es momento de hacer balance y pensar con la cabeza casi tanto como con el corazón para poder decidir cuál es, in my opinion, la mejor serie de 2017.

Ésta seguro no estará entre el top ten esperado pues no es The Deuce ni Mindhunter, ni tan siquiera The Handmaid’s Tale o Big Little Lies, las cuatro grandísimas series de las que estoy esperando como agua de mayo su segunda temporada (Quizás la gran diferencia respecto a la serie que he elegido)

La serie elegida es un western, o una serie del Oeste. Lo que prefiráis. Y por eso la he elegido: Porque no hay género al que le tenga más inquina que a este. ¡Ay, el oeste! Un tratado te puedo hacer de películas/series/libros/musicales… de asesinos en serie. Lo mismo de distopías, que de utopías. Me da igual. Ahora bien, pregúntame algo del género por excelencia de John Ford. Ahí pinchamos en hueso. (Quizás también por eso, por mi desconocimiento del género, me ha gustado tanto esta serie y lo que es mejor, me ha sorprendido para bien)

Y el premio a la mejor serie del año es para… Godless.

Mis razones para otorgarle el premio:

  • Recuperación de un género en vías de extinción: Cierto que 2015 vino con dos westerns atípicos como Slow West y Bone Tomahawk (Aún tengo secuelas por culpa de una de sus últimas escenas) pero es cierto y verdad que desde Jóvenes Jinetes no recordaba una serie del oeste que me enganchara.
  • Feminismo sí, pero con cabeza: Las mujeres no están metidas con calzador. Sí, la serie cuenta la historia de un pueblo en el que sólo viven mujeres, pero no fue fundado sólo por mujeres. La Belle, el pueblo, tiene su intrahistoria y su contexto.
  • Personajes tridimensionales: No es que los buenos no sean tan buenos y los malos no sean tan malos. No, no es eso. Los malos son unos hijos de la grandísima cabra pero también tienen sus principios. Ninguno de los personajes que salen en la serie son planos. Incluso el indio y el perro tienen su historia. En este Oeste hay cabida para todos: Buffalo Soldiers, un indio que tiene miedo a montar a caballo, una alemana bohemia y una puta reconvertida en maestra. Y todo tiene su sentido. Aquí no han metido a ningún afroamericano ni a ningún asiática para cubrir la cuota de mercado.
  • Planos impresionantes: Gracias a sus planos cenitales podemos apreciar la belleza paisajística del lejano Oeste. También las escenas en los que aparecen los caballos son realmente bellas e impresionantes. Mención especial tiene el último episodio del que no digo ni pío por no hacer spoiler.
  • Gran reparto: Son las caras más conocidas -Michelle Dockery y Jeff Daniels- las que nos pueden atraer en un principio a ver esta serie pero serán otros los que hagan que queramos continuar viéndola. De hecho creo que uno de los personajes más agradecidos es el interpretado por Merritt Wever. Sus diálogos/frases son lapidarias ( “Puedes ponerte donde quieras”) Hacen que en las puertas del mismo Infierno aún haya sitio para una sonrisa y para la esperanza. Y ojito con lo jóvenes que vienen pegando fuerte.  (A Thomas Brodie-Sangster, el que fuera ese pequeñín adorable de Love Actually y el hermano de Meera en Juego de Tronos, lo podemos ver ahora en cartelera en El corredor del laberinto: La cura mortal)

Y por último, pero no menos importante, merece la pena destacar que parece que ésta es una miniserie de verdad de la buena. (O por lo menos hasta la fecha no se plantea una continuación de la trama) ¿O es que Habitación perdida u Olive Kitteridge nos hubieran gustado más si hubieran tenido una segunda temporada? Lo dudo. Y mucho.

 

 

  • Serie: Godless
  • Dónde verla: Netflix
  • Recomendada para: Aquellos que piensan que en The Wire y en Mad Men sí que pasan cosas. Y muchas.

Don´t panic: Esta serie no es para ti

Cual casa de hojas aparece en la pantalla la segunda temporada de Dirk Gently con más preguntas que respuestas: ¿Qué puñetas es Wendimoor? ¿Cómo diablos llegó ese barco ahí? Y, por encima de todo ¿Quién es el chico? (Parece que no es nadie de la plantilla del Betis peeeero, nunca se sabe)

Todo está conectado, todo debe estar conectado. Desde el primer al último capítulo. Pero esta serie no es para ti. Ella es muy exquisita y su público sibarita. Aunque, claro, si alucinaste con su primera temporada o disfrutaste como un enano – O como un delfín – la Guía del autoestopista galáctico, te animo a que acompañes de este a oeste a Frodo en su nuevo viaje. Ya nunca más será Frodo. Ahora es el hermano de Amanda, el asistente de Dirk Gently y el “amigo” de Farah. Sí, el resto de personajes molan más que Frodo pero sin él estos personajes no estarían conectados,  ¿no? So long!

P.S. Don`t save the cheerleader, Save Dirk Gently

 

 

  • Serie: Dirk Gently, agencia de investigaciones holísticas
  • Dónde verla: Netflix
  • Recomendada para: Los que pensaron que Stranger Things 2 no era para nada stranger